Mi experiencia con Okupas

la casika en mostoles

Mientras trabajé como fotógrafo en el  periódico Sur Madrid de Móstoles participé en algunos artículos interesantes relacionados con el movimiento Okupa en Móstoles.

La Casika en Móstoles

Mi experiencia con el movimiento Okupa era nula, nunca había tenido ningún contacto con el colectivo. Cuando nos dijeron que sería interesante hacer un reportaje en la casa okupada llamada "La Casika" en Móstoles me pareció una genial idea. Para los que no lo saben, La Casika es un edificio situado en el casco antiguo de Móstoles que en el año 97 fue okupado por un colectivo de jóvenes reivindicando su derecho a convertirlo en centro social.

Nuestro primer intento por entrar en La Casika fue infructuoso. Llegamos a la puerta de la casa, llamamos con los nudillos ya que no había timbre. Alguien se asomó por una pequeña rendija de la puerta para preguntarnos qué queríamos. Ahí vino mi primera sorpresa, si la casa era una "casa okupada" con finalidad social ¿por qué la puerta estaba cerrada? Dijimos que queríamos hacer unas fotos y unas preguntas para hablar sobre su labor social y su situación. El chaval que nos habia abierto la rendija nos dijo que tenía que consultar si nos podían dar acceso, así que teníamos que volver al día siguiente.

Al día siguiente volvimos a llamar y esta vez ya nos dejaron entrar. Nos contaron que realizaban talleres sociales, que tenían una estructura muy horizontal en la que no había ningún jefe, lo cual nos chocó con lo de que tuvieran que pedir permiso para dejarnos entrar, aunque supusimos que lo debieron someter a votación.

El artículo fue publicado, con una extensión más pequeña de lo que me hubiera gustado ya que el tema daba para más. Al redactor le calló una bronca tremenda del director del periódico porque el artículo salió impreso con una frase que se me quedará grabada para siempre "Desde Sur Madrid fomentamos la okupación", podía haberse liado parda esa afirmación pero finalmente quedó sólo en los gritos que se escucharon en la redacción.

Manifestación okupa

El movimiento okupa en Móstoles estaba bastante activo en aquella época, así que el director del periódico me mandó a cubrir una manifestación okupa que recorrería algunas calles céntricas de Móstoles, terminando en la plaza del ayuntamiento.

La manifestación comenzó muy pacífica, con señoras de mediana edad con ideas de izquierdas acompañando a los chavales para apoyarlos, pero poco a poco se fue saliendo de madre como ahora explicaré.

No recuerdo muy bien cuál era el motivo de la manifestación, lo que sí recuerdo son los golpes que daban a los autobuses interurbanos (Blasas como las llamábamos) cuando pasábamos cerca de alguno. La gente de dentro de los autobuses pasaron bastante miedo porque no sabían por qué les golpeaba la masa humana. Durante el trayecto, a muchos de los manifestantes no les hacía mucha gracia que estuviera haciendo fotos y me increparon bastante. Aún recuerdo a uno diciéndome que tuviera cuidado con las fotos que hacía si no quería tener problemas. Parece ser que la libertad de expresión estaba reñida con su forma de pensar.

Finalmente la manifestación llegó a la plaza del ayuntamiento, allí tiraron bolas de tinta que dejaron manchas en la fachada que no sé si aún hoy después de 20 años perdurarán. Para terminar la manifestación no tuvieron otra idea que subirse a una farola de gran tamaño que había en la plaza y ponerse a dar saltos y golpes. Vi la oportunidad de sacar una buena foto y la hice, los gritos, abucheos e increpamientos no se hicieron rogar, así que decidí marcharme con sigilo antes de que los 30 - 40 chavales que habían llegado al final de la manifestación me rompieran la cámara. Las señoras que comentaba antes habían abandonado la manifestación al poco de darse cuenta de que no comulgaban con la violencia sin motivo.

 

Votos totales: 9