¿Por qué no quiero volver a EEUU?

Era el año 2002, a principios de año, cuando compré un billete para ir a Lima (Perú). El billete lo compré en una agencia por la zona de Ópera, Zeppelin creo que se llamaba. En esa agencia según me habían contado estaba especializada en billetes de avión muy baratos a costa de hacer muchos trasbordos. Mi billete (o billetes porque hacía varios trasbordos) me costaron unos 500€.

El viaje de ida tardaba 24 horas en llegar y el de vuelta unas 32, horas reales de viaje, no horas locales. Más o menos el trayecto era: de Madrid a Londres con una estancia del aeropuerto de poco más de 8 horas, de Londres a Miami con una estancia en el aeropuerto de 4-6 horas y finalmente Lima. Ir a Lima fue, salvo por la dificultad de un viaje tan largo y dormir en asientos de aeropuerto de Londres, un viaje normal. Como nota curiosa, cuando volaba hacia Miami, una hora antes de aterrizar nos dieron un papel de color (sepia?) en donde nos preguntaba cosas tan absurdas como estas:

  • ¿Va usted a matar al presidente de los EEUU?
  • ¿Va a atentar contra los EEUU?
  • ¿Va a cometer algún acto delictivo?

Pasado el tiempo he conocido el por qué de estas preguntas y la implicación de contestar sí a alguna de ellas. Comenzaré con la fácil, si contestas sí a alguna de estas cuestiones tan estúpidas, te denegarán la entrada a EEUU de por vida. Oí en la radio que un amigo de Juan Imedio que se quizo hacer el gracioso y contestó que quería matar al presidente de los EEUU, ya no podrá entrar en EEUU nunca. El motivo para estas preguntas no es otro que si cometes alguno de los delitos por los que te preguntan, además de juzgarte por los delitos, te juzgarán con el agravante de haber mentido en un documento del gobierno.

En Miami me sorprendió la cantidad de medidas de seguridad. Llevaba carretes fotográficos y les pasaban unos papelitos para meterlos en una máquina y ver si llevaban restos de explosivos.

Mi vuelta del viaje

Como habéis podido ver por la fecha del viaje fue realizado poco después de los atentados del 11S, de ahí como veréis más adelante, mi miedo a que pensaran que era un terrorista.

La primera parte del viaje (Lima-Miami) transcurrió sin incidentes, me bajé en Miami y me dirigí a un mostrador donde tenías que dar la documentación para ser aceptado en el país y hacer trasbordo. Uno de los operarios tras el mostrador, me pidió el pasaporte y se lo llevó. Hasta aquí todo parecía normal, salvo que yo veía que la gente le entregaba el pasaporte, se lo devolvían en menos de unos segundos y se marchaban. Yo seguía esperando más de media hora mientras veía pasar al resto de viajeros. A unos metros de mí llegó un italiano al que le registraron la mochila en el mostrador (era la práctica habitual) y dentro le encontraron una bolsa trasparente de tamaño medio con unos polvillos blancos. La bolsa parecía una bolsa con unos 200-300gr de cocaína, al menos cuando sale en las películas se ve igual. Estaba perfectamente sellada con una cinta para que no se saliera el contenido. El operario de aduanas cuando vio la bolsa casi le da un ataque al corazón, salió corriendo al fondo de la sala a consultar a un compañero y volvió con la bolsa. Mis pensamientos eran:

"si yo llevo media hora esperando y no he hecho nada, a este que lleva una bolsa con cocaína se le va a caer el pelo".

El guardia le preguntó al italiano qué era lo que había dentro de la bolsa y éste le dijo algo que no entendí bien, pero el operario sonrió y le dijo que podía marcharse. Me quedé estupefacto, pero como yo ya tenía mis propios problemas con mi pasaporte decidí mirar para otro lado y preguntar al operario que se había llevado mi pasaporte:

- ¿Is there any problem? - Le dije chapurreando inglés

- Not!!!! Yet!!! - Me contestó con un grito

Me quedé blanco, así que decidí no abrir más la boca. En un momento dado, vinieron cuatro funcionarios que me dijeron que les tenía que acompañar. Tres hombres como armarios de tres puertas y una mujer que me parecio cubana, más tarde descubrí que lo era porque hablaba español, pero en un principio no lo sabía con seguridad. Seguí a los cuatro, más bien seguí a uno de ellos, los otros tres me "acompañaban" uno en cada lado y otro por detrás, para que no me escapara. Me llevaron a una habitación en la que no había nadie más. Por el camino no se puede decir que fueran muy delicados guiándome, si tenían que empujarme, para modificar mi trayectoria, no se cortaban y lo hacían.

- Aquí me van a robar todo y nadie se va a enterar - Pensé yo

En la sala, me hicieron vaciar mi mochila sobre la mesa. Recuerdo que me cogieron la cartera, la abrieron mirando todo, dinero, carnet, fotos... Cogieron un discman de MP3 que tenía en la mochila y estivieron toqueteándolo. Yo cada vez estaba más nervioso. Me hicieron multitud de preguntas que pongo aquí, todas ellas en inglés a pesar de que la cubana hablaba perfectamente español. Transcribo la conversación al español, fue más o menos así:

CUBANA - ¿A qué has venido a EEUU?

YO- Vengo de Perú, Miami solo es mi trasbordo. Perdona si no me explico bien, pero no hablo inglés perfecto.

CUBANA - ¿A qué te dedicas?

YO - Soy estudiante

CUBANA - Si eres estudiante cómo te has pagado el bilelte?

YO - De vez en cuando trabajo y tengo dinero ahorrado

CUBANA a otro funcionario: Fíjate, no trabaja y tiene dinero para pagar el billete, que raro.

YO - No, no he dicho eso, he dicho que trabajo de vez en cuando y....

CUBANA - Tú cállate que no hablas inglés, responde sólo cuando te pregunte.

YO - .........

CUBANA - Los Españoles cruzáis la frontera para robarnos el trabajo a los Estadounidenses

YO - Pienso: Pero si es cubana... como puede ser tan xenófoba y cómo puede no saber que España no tiene frontera con EEUU!!!

YO - Bueno, España no tiene frontera con EEUU...

CUBANA - ¿Qué es este símbolo?

YO - Es el simbolo del Euro, la moneda de Europa.

El interrogario siguió, durante gran parte de él, no hacían más que intentar ponerme nervioso gritándome o haciéndome parece estúpido. Estuve casi unas cuatro horas allí dentro sin poder sentarme, mi avión salía en menos de treinta minutos y yo seguía allí, cada vez más nervioso.

La cubana me puso la mano en el pecho y me dijo:

CUBANA - Estás nervioso?

YO - Claro

CUBANA - Por qué estás nervioso? Por qué crees que estás aquí?

YO - Porque no sé que queréis hacerme. ¿Estoy aquí porque pensáis que tengo algún explosivo?

CUBANA - Jajajajajajajaja. Mirad chicos, se cree que está aquí por un explosivo. Estás aquí por si llevas droga en tu interior.

En ese momento, mi cuerpo se relajó, yo no llevaba droga y además, otro de mis miedos era que me intentasen colar droga en la maleta, pero si lo único que querían saber era si llevaba droga en el estómago, podía estar tranquilo. La cubana me trajo una autorización para que lo leyera y firmara, me dijo que me iban a hacer una prueba, si firmaba el papel y superaba la prueba podría irme a coger mi avión. Mi avión estaba a punto de salir, así que leí el papel en 15 segundos y lo firmé sabiendo que no tenía otra opción. El papel venía a decir algo así:

Yo XXXX autorizo a que se me realize una prueba médica con el conocimiento de que es peligrosa para mi salud pero renuncio a denunciar cualquier consecuencia que sobre mi salud se pueda derivar. 

Comprended que el documento no era exactamente así, pero el espíritu era ése, me iban a hacer una prueba que pondría en riesgo mi salud. Evidentemente firmé el papel para someterme a la dichosa prueba peligrosa. Yo pensé que serían unos rayos X para mirar si tenía droga dentro porque la alternativa era una colonoscopia o un lavado de estómago, así que preferí pensar que eran rayos X. Me dijeron que saliera por una puerta para hacerme la prueba, al otro lado de la puerta me encontré con una chica con una sonrisa de oreja a oreja que me dió un tríptico, le dije que donde me iban a hacer la prueba y me dijo que no, que me podía marchar. Por megafonía sonaba la llamada a mi vuelo como último aviso. Sali corriendo por medio aeropuerto con el miedo de perder el avión. Recorrí pasillos, puertas y no sé cuantas cosas más, pero finalmente, conseguí entrar en el avión justo a tiempo.

El tríptico lo guardé varios años hasta que un día lo tiré, explicaba los motivos de mi "detención" y mis derechos. Los motivos no me acuerdo cuales eran, sobre mis derechos venían a decir que como no era ciudadano de los EEUU no tenía derechos, las autoridades aeroportuarias tenían la potestad de mantenerme hasta cuatro días encerrado y sin posibilidad de llamar por teléfono. Parece ser que había tenido suerte, en lugar de cuatro días había estado "sólo" poco más de cuatro horas.

En el avión hacia Londres me senté con una chica muy maja que volvía de Centroamérica. Se sacó un cuchillo de su mochila y se puso a pelar la fruta. 

YO - ¿Cómo coñ... has podido pasar un cuchillo dentro del avión? Si a mi casi no me dejan coger el avión sin llevar nada!

CHICA - Pues no sé, lo he llevado en todos mis vuelos en este viaje y he hecho varios

Yo no me lo podía creer.

Cuando llegué a España despues de más de un día de viaje, al recoger mi malete, me encontré con una etiqueta de color rojo que ponia: "Maleta revisada", habían violado mis derechos civiles abriendo la maleta sin estar yo presente, me la habían revuelto completamente. En ese momento pensé en ir a atención al cliente y reclamar que me habían robado cosas del interior de la maleta para que al menos no les saliera gratis la forma en que me habían tratado, pero con tantas horas de vuelo a mis espaldas decidí ir a casa y dejarlo correr. Hoy me arrepiento de no haber reclamado nada.

Cuando hablé con algún amigo y les conté lo que me había ocurrido, me dijeron que a Antonio Canales le había pasado algo parecido en el aeropuerto hacía tiempo y le habían pegado una paliza. Yo no lo sabía cuando ocurrió mi historia y me alegré de ello porque entonces no me hubiera solo asustado, me hubiera muerto de miedo.

Esta historia es completamente verídica, disculpad si algún dato como fechas, duración del viaje o diálogos no son totalmente exactos, pero si bien es una historia que he contado decenas de veces, esta es la primera vez que la escribo. Lo que si os puedo asegurar es que los datos son bastantes parecidos a lo que fueron, puede que no fueran 32 horas de viaje y fueran 33, pero esos detalles no son relevantes.

 

 

 

Votos totales: 19